Si vas a mudarte, descubre cómo ahorrar realizando los trámites administrativos. ¡Te lo contamos todo!

Contrata la mejor tarifa para ahorrar

Normalmente cuando te mudas la casa, ya sea en condición de compraventa o alquiler, debe estar en condiciones de habitabilidad. Es decir, que debe contar con un suministro eléctrico y con un contrato de luz y/o gas para que tú tan solo debas cambiar el nombre del titular de la cuenta. El problema es que quizás el contrato del anterior inquilino no es el que más te conviene, bien por la tarifa o por la comercializadora, y estés pagando más caro de lo que deberías. En el caso de uses mucho la calefacción, es difícil saber qué compañía de gas elegir. Lo cierto es que no hay una mejor compañía de gas, ya que cada persona tiene unas necesidades y cada empresa ofrece unas ventajas diferentes. La mejor compañía de gas para ti es la que más se adapte a tus necesidades de consumo.

Lo mismo ocurre con la luz. Entre todo el océano de planes energéticos, resulta un quebradero de cabeza saber cuál es la mejor compañía eléctrica para contratar, ya que como hemos dicho anteriormente con el gas, no existe una mejor compañía eléctrica para todo el mundo. En el siguiente enlace puedes encontrar una web que compara diferentes compañías eléctricas: https://www.companias-de-luz.com/comparador-luz/comercializadoras/mejor/.

¿Cómo dar de alta la luz?

Si te has mudado a una vivienda de nueva construcción o el anterior inquilino dio de baja el suministro eléctrico, tendrás que pasar por este trance. ¡No te preocupes! Te explicamos paso a paso como hacerlo:

Comprueba el estado del suministro: quizá no esté dado de baja, o por el contrario, lleve dado de baja más de tres años, y tendrás que prepararte a desembolsar una mayor suma. En el caso de que nunca haya habido un electricidad, todo se ralentizará un poco.

Llamar a la distribuidora: lo primero que tienes que hacer es entender la diferencia entre una compañía distribuidora y una comercializadora. Las empresas distribuidoras de electricidad son las encargadas de dar de alta de luz y de verificar que los suministros estén en buen estado, mientras que las comercializadoras se encargan de contratar la tarifa. Las distribuidoras están asignadas por el Estado y no son las mismas en todas las regiones. Si no sabes cuál es la distribuidora asignada en tu zona, puedes llamar a una comercializadora, o una empresa que gestiones contratos de luz, y pedir que te pongan en contacto con ellos.

Recibir al técnico: una vez, bien tú o una empresa, haya pedido a la distribuidora que dé de alta la luz en tu casa, ésta enviará a un técnico para que verifique, active y valide tu instalación. Si todo va bien, cuando acabe te entregará unos documentos que deberás facilitar a la comercializadora.

Contratar una tarifa: aquí es donde entra la comercializadora, que quizá también se haya encargado de ponerte en contacto con la distribuidora. Una vez tu suministro eléctrico haya sido validado, podrás llamar a una comercializadora, la que tú quieras entre las más de 200 que existen, y contratar tu tarifa de luz. Deberás dar tus datos y los documentos que te entregó el técnico. Recuerda que deberás elegir tu potencia eléctrica y esto condicionará tu factura.

¿Quieres saber más sobre tarifas de luz y otros trámites? Te dejamos el siguiente artículo y te deseamos suerte en esta aventura.