Cuando llega el momento de realizar una mudanza se nos pasan muchas variables y opciones por la cabeza:

A.- Contratar con una empresa de mudanzas:

Contratar con una empresa de mudanzas, es la opción más cómoda y sencilla, ya que nos va a ahorrar posibles quebraderos de cabeza que iremos viendo a lo largo de este post. En cualquier caso, en este post veremos las ventajas e inconvenientes de cada caso.

B.- Realizar la mudanza nosotros mismos:

En el caso de realizar la mudanza nosotros mismos tenemos 2 opciones principales. Una sería utilizar nuestro vehículo para realizar la mudanza y otra alquilar un vehículo más grande como es el caso de una furgoneta. En el caso de que quieras utilizar tu coche para realizar la mudanza, ten en cuenta que sólo debes meter bultos en el maletero. La zona interior del vehículo está dedicada a pasajeros y en ella no se pueden introducir cajas ni cualquier otro tipo de enser. Si la policía local o la guardia civil te pilla transportando bultos en otro sitio que no sea en el maletero te podrá poner una denuncia. Al no poder utilizar la parte dedicada a pasajeros el espacio disponible para la mudanza se reduce mucho y solo nos sería medio rentable si vamos a realizar una mudanza en la misma ciudad y claro solo podremos transportar cajas y pequeños enseres. Por este motivo, si queremos realizar una mudanza nosotros mismos casi no vamos a tener otra opción que alquilar un vehículo más grande para la realización de la mudanza.

1.- ALQUILAR UNA FURGONETA PARA MUDANZA VS CONTRATAR EMPRESA MUDANZAS

A.- Requisitos para conducir la furgoneta:

Un claro inconvenientes para realizar la mudanza alquilando una furgoneta son los requisitos que debes cumplir para poder conducirla. Debes tener en cuenta que para conducir una furgoneta alquilada debes cumplir los siguientes requisitos: debes tener por los menos  23 años y tener más de dos años el permiso de conducir. También debes tener en cuenta que como mucho podrás conducir un vehículo de 3,5 toneladas de peso máximo (permiso B), para mayores pesos deberás tener un permiso de conducir especial.

B.- Contratación de seguros:

Mientras que la empresa de mudanzas tendrá los correspondientes seguros de responsabilidad civil y seguro sobre los elementos a transportar. Y así debes exigirlo en caso de contratar con una empresa de mudanzas. En el caso de alquilar una furgoneta para realizar la mudanza seguramente tendrás un seguro a todo riesgo (habitual en este tipo de alquileres, aunque debes verificarlo) pero además deberías ampliar dicho seguro con uno sobre los elementos a transportar.

C.- Embalaje

El embalaje de enseres es algo que se puede contratar de manera opcional con una empresa de mudanzas. Evidentemente, en el caso de realizar nosotros mismos la mudanza, será algo que tendremos que hacer nosotros. En caso de embalar nosotros debemos hacerlo con tranquilidad y precisión. Las empresas de mudanzas nos suelen regalar cajas y cinta de embalar para que podamos hacer el embalaje nosotros mismos, en caso de contratar la mudanza con una empresa. Si la hacemos nosotros mismos tendremos que comprar las cajas  o hacernos con ellas para proceder el embalaje.

D.- Descarga y permiso de estacionamiento:

Si realizas la mudanza tú mismo, deberás aparcar la furgoneta lo más cerca posible de la vivienda destino. También puedes solicitar un permiso de estacionamiento para asegurar la plaza vacía en el lugar que vayas a aparcar. Este tipo de permisos se piden en ayuntamiento o policía local de la población en cuestión. Las empresas de mudanzas se encargan de la solicitud de este tipo de permisos cuando sea necesario.

E.- El precio de la mudanza:

El precio de la mudanza te va a salir más barato si la realizas tú mismo. En cualquier caso nuestra recomendación es que pidas precio a varias empresas de mudanzas y que te hagas una previsión de lo que te va a costar realizar la mudanza tú mismo y analices si te merece la pena o no.